viernes, 25 de octubre de 2013

VENOMOUS MAXIMUS - BEG UPON THE LIGHT (2012)

 

La gente de Orange Goblin preguntó no hace mucho en su página de facebook a sus seguidores que cuáles eran los discos que más les habían gustado de los publicados en 2013. Además de realizar mi propia mención para el "Life Sentence" de Satan como mi disco preferido del año (ahora en dura pugna con el "Sister" de In Solitude) me fijé en las votaciones de los demás participantes lo cual me sirvió para toparme de morros con esta banda estadounidense.


Y todo esto parte de un error ya que este "Beg upon the light" se publicó allá por octubre de 2012 y no en 2013 como pedían los ingleses de Orange Goblin. De esto deduzco que la gente les está descubriendo ahora y que no estoy llegando demasiado tarde a la fiesta. Venomous Maximus proceden de la ciudad más poblada de Texas que no es otra que Houston. Está formada por Christian Larson, guitarrista, Bongo en la batería y Trevi Biles al bajo. ¿Algo de música? Ahí va una crujiente y agresiva:


 
Realmente me cuesta escoger a veces las etiquetas adecuadas para explicar por donde van los tiros. En este caso me voy a quedar con dos definiciones de seguidores de la propia banda que me he encontrado por internet: "Eppic Doom Ocult Metal" o simplemente "Stoner-Doom". Y no, no me he olvidado de su cantante (y también guitarrista) Gregg Higgins ya que quiero hacer mención aparte. Todas las canciones suenan de forma impresionante pero lo que consigue llamar la atención por encima de todo es la interpretación vocal que realiza Mr. Higgins que impregna todos los temas de una personalidad fortísima a través de su peculiar modo de ejecutar las malodías vocales sin necesitar de voceo gutural para dotar de gravedad y oscuridad a cada uno de los pasajes en los que interviene. ¿Otro tema? Ahí va esta:







 http://www.laestadea.com/wp-content/uploads/2013/01/venomous-maximus-y-el-video-de-path-of-doom-640x240.jpg 

Nacen en 2010, por lo tanto se puede decir que están empezando, pero ya llevan dos EPs y una compilación de ambos a sus espaldas. Un buen ritmo para una banda primeriza. La discográfica austro-yankee dueña de los designios de bandas tan importantes como Candlemass, Moonspell o Tyr  Napalm Records, no ha dudado en apostar por ellos así que con ese apoyo y este disco bajo el brazo puede que tengamos una banda importante en el futuro. Estaremos atentos a sus andanzas y trabajos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada